Comunicación
La República: Millennials, nueva era de la comunicación

La República: Millennials, nueva era de la comunicación

Aunque muchos aún desconocen que pertenecen a la generación del milenio, las marcas saben identificarlos muy bien, tanto, que los han puesto en su foco de mira. Los Millennials se han convertido en un grupo fundamental e imprescindible en sus campañas.

Los Millennials son un grupo social muy particular que participa en la sociedad e impulsa el cambio de manera diferente. Son individuos que cada vez creen menos en las empresas y que apuestan firmemente por las personas. Otra de sus características principales es que toman decisiones de manera inmediata y que centran toda su vida en el entorno virtual.

Podéis verlo en el artículo que se acabo de publicar en La República, creo que los Millennials han llegado para quedarse y que las empresas tienen que enfrentarse al reto de conocerlos, escucharlos y entenderlos, ya que es un generación que está revolucionando las estructuras sociales y empresariales.

En definitiva, se trata de que las compañías se involucren en su día a día para que ellos integren en sus vidas las marcas.


 

logoLa República

Son muchos los que,  aún conociendo el significado de Millennial, desconocen que forman parte de la Generación del Milenio, porque ignoran que sus propios hábitos diarios representan a este sector de la sociedad y pueden incluirse en el, pese a no pertenecer por edad a ese grupo generacional. Y esto es clave. Porque el Millennial no se define estrictamente por su fecha de nacimiento, sino por una particular tendencia de vida, una forma de percibir la realidad, una manera de participar en la sociedad e impulsar el cambio… En definitiva, se trata de un grupo que concibe el mundo con óptica diferente al sistema establecido por generaciones previas.

 

Se caracterizan por ser individuos que cada vez creen menos en las empresas y apuestan firmemente por las personas. Su estructura mental se ha adaptado a tomar decisiones de forma inmediata y a ejecutar toda su actividad vital en el entorno virtual. Su educación y el momento económico y político que les ha tocado vivir les ha dotado de un carácter comprometido con la sociedad y, a su vez, responsabilizado con promover de forma activa un cambio que mejore las condiciones de nuestro alrededor.

 

Estas son algunas de las reflexiones que se formularon en el “Foro Millennials, el nuevo consumidor”, organizado por el diario La República días atrás. Un evento que ha puesto de manifiesto, una vez más, el buen olfato de este periódico en la elección de temas de debate.

 

Los Millennials han llegado para quedarse y las empresas tienen el importante reto de entenderles, conocerles y escucharles. Esta generación está revolucionando las estructuras sociales y empresariales y esto supone una actualización de los diferentes paradigmas y procesos establecidos en todas las direcciones y en todos los sectores.

 

Los profesionales de la comunicación no somos la excepción. Si queremos satisfacer la demanda de nuestros clientes y que sus inversiones sean rentables, tenemos la obligación y el deber moral de actualizar nuestros procesos internos, de apostar por la innovación y la renovación permanentes para diseñar e implementar estrategias de comunicación eficaces, tanto en análisis como en ejecución. En el ámbito de los Millennials, esta innovación nos ha llevado a un cambio de paradigma en el diseño de nuestras estrategias. Hemos evolucionado de una comunicación de contacto a una basada en la conexión, pero en una conexión construida a partir de relatos emotivos y que transmiten sentimientos.

 

Este cambio responde únicamente al objetivo de persuadir a una generación con un consumo selectivo de la información. El nuevo paradigma de la comunicación obliga a focalizar las estrategias en el entorno de los medios sociales. Básicamente porque los Millennials viven y necesitan de las redes sociales en su día a día. Es su hábitat natural y la forma con la que se conectan con el mundo y con su comunidad de amigos.

 

Esta generación recibe 3.000 impactos diarios en términos informativos (noticias, publicidad, mails…) y nuestro cerebro tiene la capacidad para retener solo un 12%. Por lo tanto, las marcas o las empresas tienen que hacer frente a una importante competencia informativa para cautivarles y deben desarrollar estrategias disruptivas, extraordinarias y fuera de lo común.

 

Existe otro factor que caracteriza este cambio de paradigma. Una marca o una empresa con intereses hacia los Millennials deben tener la habilidad de posicionarse a través de la comunicación en marcos relacionados con el entretenimiento, el ocio y las tendencias de vida de este grupo: música, gastronomía, deporte, series de TV… Se trata, en definitiva, de involucrarse sutilmente en su día a día para que ellos integren en sus propias vidas las marcas.

 

Esta generación y las personas que aún perteneciendo por edad a anteriores se inscriben en ella, han consolidado un cambio profundo. Las organizaciones tienen ante sí un reto y, al mismo tiempo, una oportunidad con un único camino hacia el éxito: renovarse o morir.

 

Deja una respuesta