free hit counter

Paul Holmes y el orgullo de la comunicación

Paul es sin duda un gran visionario de la comunicación y de las relaciones públicas. De hecho, escuchándole, a veces pienso que cree más él en la comunicación y en nosotros, que muchos de mis colegas. Me gusta cuando nos riñe. Cuando nos advierte que como no espabilemos y abramos los ojos otras disciplinas que, como la publicidad, intentarán quedarse con terrenos que deberían ser nuestros.

Admiro su confianza infinita en el potencial de los directores de comunicación y con las consultoras de comunicación. Admiro y comparto su postura. Y por el orgullo de esta profesión que tiene hoy oportunidades que nunca ha tenido.

La clave para que el potencial sea una realidad es que creamos en nosotros. Y que seamos exigentes. Tenemos que tener a los mejores, ser los mejores. Tenemos que investigar y aprender constantemente. De comunicación, de economía y de empresa.

Un buen amigo, el presidente del Círculo de Empresarios, me decía: antes un presidente no iba a ningún lado sin su ingeniero, o director de fábrica. Después a ningún lado sin su director legal, hoy sin su director de comunicación. De alguna manera nos decía que la cercanía a la presidencia demuestra el creciente poder del dircom.

Pero no solo estamos en un momento en el que el poder es más visible, sino también la capacidad de impactar en la empresa. Pero ello para tenemos que ser muy buenos. No podemos dejar áreas clave de la comunicación de las empresas, por falta de recursos, de tiempo o de interés. Las consultoras de comunicación y los directores de comunicación debemos ser los mejores en comunicación interna, en comunicación on line, en visión global de la imagen y la reputación de la empresa, en RSC, en comunicación de producto y b-to-b, y como no en lobby.

2 Comentarios

Escribe un comentario