Destacados
El Economista: «ATREVIA compra una agencia en Uruguay y crece en Latinoamérica»

El Economista: «ATREVIA compra una agencia en Uruguay y crece en Latinoamérica»

Con la adquisición de Nueva Comunicación Uruguay, ATREVIA ya está presente en 12 países de Latinoamérica. Un reto que enfrentamos con ganas y que se enmarca dentro del plan de crecimiento inorgánico de nuestra compañía. De este tema, el deseo de seguir expandiéndonos por Latinoamérica y la hoja de ruta de ATREVIA para el futuro, charlo en una entrevista que me ha realizado el portal económico El Economista.

«ATREVIA cierra una nueva compra en Latinoamérica. La compañía de Comunicación y Asuntos Corporativos ha completado hoy la adquisición de Nueva Comunicación Uruguay, agencia especializada en Comunicación Corporativa y Public Affairs. Entre los clientes de esta compañía uruguaya se encuentran firmas como Movistar-Telefónica, BBVA, Globant, Diageo, Tres Cruces, Grupo TATA, Este Arte, Honors, La Buonora, Alcance, BAS, Ibope, Prune, Zadig & Voltaire y Alsea, entre otras.

La adquisición se enmarca dentro del plan de crecimiento inorgánico de la compañía. En Latinoamérica ya operan en 12 países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Uruguay, Panamá, Paraguay, Perú y República Dominicana. «Esta es nuestra sexta compra desde finales de 2022, la primera fue en Colombia, donde compramos Apple Tree, de cara a continuar la apuesta por ofrecer soluciones cada vez más integradas a los clientes en el área de consultoría estratégica», ha explicado a El Economista la fundadora y presidenta de ATREVIA, Núria Vilanova.

Expansión en Latinoamérica

Vilanova añade que «la adquisición de Nueva Comunicación Uruguay supone un paso muy importante para acelerar nuestro crecimiento en América Latina y abanderar la innovación en comunicación». Por su parte, la directora de Nueva Comunicación Uruguay, Verónica García Mansilla, ha declarado que «esta alianza nos permitirá seguir ofreciendo un servicio de calidad a nuestros clientes y potenciar nuestras capacidades. Estoy convencida de que la experiencia de ATREVIA y su visión estratégica nos brindarán nuevas oportunidades de crecimiento y desarrollo en el mercado uruguayo y en toda Latinoamérica».

ATREVIA no quiere parar aquí. La compañía sigue buscando nuevas empresas que adquirir para o bien complementar conocimientos y/o mejorar su presencia en determinadas regiones. «Ahora mismo estamos negociando cuatro compras en Latinoamérica, aunque no creo que salgan todas. También estamos interesados en una compañía de Portugal«, informa la presidenta de ATREVIA.

La compañía de comunicación tiene una hoja de ruta muy clara. «Queremos lograr una facturación de 100 millones de euros en 2028. Para ello, estamos adquiriendo compañías que tengan seis millones de ingresos anuales, no obstante, tampoco tenemos un presupuesto fijo porque depende del mercado «, alega Vilanova. De momento, la firma cerró el 2023 con una cifra de negocio de 43,8 millones de euros, un 25,1% más que el año anterior, cuando los ingresos fueron de 35 millones. Además, la compañía espera lograr en 2024 una facturación de 50 millones. ATREVIA continúa con paso firme su plan de crecimiento inorgánico anunciado en el año 2022, que contempla una inversión de 10 millones de euros para la compra de compañías que refuercen o complementen sus servicios en el mundo.

La operación de Uruguay se suma a la compra de Microbio Gentleman, anunciada a principios del pasado mes de enero.

«En España, tenemos dos compañías del mundo del motor, Luike y Coche Global. En el área de consultoría tenemos a Ulises Comunicación, que ha trabajado con Mahou, Banco de España, Ikea, Santander o Naturgy, entre otras compañías», confirman desde la compañía. Dentro del plan estratégico de ATREVIA se incluye la creación de un nuevo organigrama. «A lo largo de estos años tenemos pensado reorganizar la cúpula, nombrando nuevos directivos y hasta eligiendo un consejero delegado», informa a este periódico Vilanova. Y agrega que «queremos crecer y ser un referente para la sociedad, tanto por nuestra cultura como por nuestros valores».

Pincha aquí para leer el artículo completo originalmente en El Economista.