free hit counter

España Real: “La monarquía contribuye a la sostenibilidad porque se proyecta en el tiempo”

España Real, la revista digital de la Fundación Institucional Española (FIES), me ha entrevistado para hablar sobre la influencia que ejerce a día de hoy la Monarquía Parlamentaria en el tejido empresarial español. A continuación, os comparto la entrevista completa:

«La Monarquía Parlamentaria forma parte de la organización institucional de nuestro Estado, ¿de qué forma se relaciona la Monarquía con el tejido empresarial español? ¿Favorece esta relación la creación de otras sinergias público-privadas?

Un estado se sostiene sobre la forma que nos damos los ciudadanos para organizar nuestra convivencia. Las empresas forman parte de la sociedad y contribuyen a mejorar o empeorar la vida de los ciudadanos. Las empresas son corresponsables de lo que sucede en las sociedades donde operan, porque no puede haber empresas sostenibles en sociedades que no sean sostenibles.

La sostenibilidad supone anteponer los resultados y las consecuencias del medio plazo sobre el corto, y la monarquía con su función de representatividad y transcendencia contribuye a la sostenibilidad porque se proyecta en el tiempo. Un estado representado por una monarquía está proyectando una imagen de transcendencia, y las empresas que persiguen la sostenibilidad también buscan transcender. En esta línea de anteponer los resultados del medio y largo plazo sobre los inmediatos es donde las empresas y los estados buscan y encuentran sinergias.

Como presidenta del Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica, ¿en qué medida cree que contribuye la institución de la Monarquía a la internacionalización de las empresas españolas y a la visibilidad de estas en América del Sur? ¿Podríamos decir que es un papel análogo al realizado por otras instituciones del Estado o influye de manera diferente?

Desde la vuelta de la democracia a España la Corona ha jugado un papel clave en la articulación y fortalecimiento del Espacio Iberoamericano que, a pesar de no ser propiamente un organismo internacional, ha demostrado ser una plataforma de gran eficacia para potenciar el desarrollo socio económico a ambos lados del Atlántico.

Desde el CEAPI podemos valorar la fuerza del intercambio de inversiones tanto españolas en América latina, como cada vez con más fuerza, de empresas latinoamericanas en España, en ambos casos con un marcado compromiso con las respectivas sociedades. La monarquía con su vocación de representatividad y permanencia es una institución que se constituye en garante de ese proceso de internacionalización. Las personas pasan, pero las instituciones y las empresas permanecen y creo que la monarquía encarna bien esto.

En uno de sus últimos discursos de Nochebuena, el Rey expresó la necesidad de respaldar a emprendedores y autónomos, tan afectados por la crisis económica derivada de la pandemia de coronavirus. Además, a lo largo de estos meses Don Felipe se ha reunido con representantes de numerosas empresas y asociaciones relacionadas con distintos sectores de la economía. ¿Cómo resumiría la labor que desde la Corona se está llevando a cabo para apoyar a pymes y autónomos?

El compromiso del Rey con la sociedad nunca podría ser ajeno al papel vital que representan las pequeñas y medianas empresas, en las que se encuadra más del 80% del empleo en España.

Por otra parte, desde la Fundación Princesa de Girona la Corona ha generado un gran dinamismo en el campo de la innovación y en general de los emprendedores.

En agosto de 2020, el CEAPI emitió un comunicado de lealtad a la Monarquía Parlamentaria y reconoció el papel histórico de Juan Carlos I en la Transición. ¿Cuál es, para el caso concreto de las empresas españolas, la acción llevada a cabo por el Rey emérito en el proceso parlamentario del 78 que más contribuyó a desarrollar las relaciones empresariales?

Como ya comenté, desde el CEAPI valoramos muy positivamente el papel estratégico que tuvo Don Juan Carlos en la consolidación del Espacio Iberoamericano. Asimismo, el CEAPI, como no podía ser de otra manera, defiende la institucionalidad en España y en cada uno de los países iberoamericanos, como base y garantía de la democracia y de la seguridad jurídica.

Dejando a un lado el aspecto empresarial, ¿cómo cree que es la visión que se tiene de los españoles en América? ¿De qué manera contribuye la figura del Rey a estrechar lazos entre ambas comunidades? 

A mí me gusta más hablar de reputación que de visión porque la reputación es algo estructural que se gana a través de un comportamiento responsable y cumpliendo los compromisos a lo largo del tiempo. Al margen de vaivenes coyunturales creo que la reputación de los españoles en América es buena y así lo confirma la buena acogida que recibimos los españoles en Iberoamérica.

Es innegable que compartir un sistema de valores y comportamientos que vienen de una tradición común, sumado  a la lengua que nos une, hacen que los lazos entre la sociedad española y la de cualquier país iberoamericano sea naturalmente estrecha y el Rey con su función representativa encarna bien esta identidad cultural común.

¿Podemos afirmar entonces que es, efectivamente, nuestro mejor embajador?

Nuestra lengua común confiere al termino embajador un papel de representación, y en este sentido se puede afirmar sin ambages que el Rey es el mejor embajador en cuanto que es el máximo representante de España, y la Monarquía con su vocación de permanencia representa el compromiso y la responsabilidad que asume España con las sociedades de los países americanos. De alguna manera esa representación se traslada a todos los miembros de la Familia Real.

El carácter de representante, no solo de España sino de alguna manera del dinamismo del Espacio Iberoamericano, lo pusieron expresamente de manifiesto los empresarios iberoamericanos en el último congreso del CEAPI».

Puedes leer la entrevista completa publicada originalmente en España Real aquí.

Comentarios cerrados