free hit counter

La República: “ESG: la inversión responsable, al alza”

Esta semana, La República, uno de los diarios económicos y financieros más importantes de Colombia, ha publicado mi última tribuna titulada ESG: la inversión responsable, al alza. La semana pasada se presentó el libro ‘Consejos para Consejos’, en el que 14 coautores ponemos nuestra experiencia a disposición de los máximos dirigentes de las compañías. Mi aportación a este trabajo colectivo es el capítulo ‘Reputación y gobierno colaborativo’, donde explico que la clave consiste en hacer lo que se dice, decir lo que se hace y demostrarlo. Una certeza fruto de más de tres décadas asesorando a empresas de 15 países sobre cómo mejorar su comunicación y posicionamiento estratégico.

“Aunque en las próximas semanas ahondaré en este aspecto, hoy quiero centrarme en un caso práctico que confirma ese razonamiento: reputación y compromiso real con una gestión empresarial inspirada en los ESG (Environmental, Social and Governance) van hoy de la mano, hasta el punto de afectar directamente al valor de la compañía y su atractivo para los inversores.

De hecho, se han convertido en factores decisivos de una importante operación empresarial que, hace pocos años, solo hubiera atendido a motivos financieros y económicos. Se cumplen así las previsiones de Larry Fink, CEO de Blackrock, a las que me he referido alguna vez. Hace bastantes meses que vaticinó que el cambio climático provocaría, antes de lo pensado, una “reasignación significativa de capital”, marcando también tendencias en reputación.

Los hechos le dan la razón. En la oferta pública de adquisición de Ecopetrol sobre el 51,4% de Interconexión Eléctrica S.A (ISA) tenemos un perfecto ejemplo.

Esta operación permitirá a la primera estabilizar el flujo de ingresos, disminuyendo su dependencia de los precios del mercado de materias primas, pero también le reportará otros beneficios vinculados con criterios ESG: le permitirá corregir los balances medioambientales; acelerará el proceso de descarbonización; potenciará el uso del gas y facilitará apostar por el hidrógeno verde como fuente de energía. Y, por supuesto, mejorará su reputación gracias a que ISA es una empresa sólida, eficiente y rentable, que basa su camino estratégico en la sostenibilidad y en el buen gobierno. El resultado será el principal conglomerado energético de la región y uno de los más grandes del mundo.

Ecopetrol sube con esta operación varios puntos en el ranking ESG y cumple con el pronóstico de Larry. Es la respuesta a la duda que se plantea en muchos foros. ¿El medioambiente es una moda de países ricos? ¿Puede Iberoamérica permitírsela? Mi respuesta es que puede y debe, ya que permite crear valor. Estoy segura de que vamos a ver un reconocimiento positivo en bolsa de esta compañía gracias a esta decisión. Y de que vamos a ver a nuevas compañías en Colombia erigirse como líderes en este ámbito.

¿Y qué tiene que ver todo esto con comunicación y reputación? Mucho. Es importante alertar del riesgo de no seguir un relato coherente. Si en este tipo de operaciones los hechos demuestran que solo estamos ante un intento de blanqueamiento del compromiso ambiental -greenwhasing- sus efectos pueden ser adversos y tener un alto coste económico, con impacto directo en la cuenta de resultados y en la cotización.

La conclusión es que hay que posicionarse como empresa que asume los principios ESG; que los potencia a través de su estrategia corporativa y que los transmite a la sociedad mediante sus proyectos e iniciativas. No hay tiempo que perder, porque ya nadie discute que las compañías que no actúen conforme a esos estándares de compromiso ambiental, social y de gobernanza sufrirán huida de los inversores y castigo en los mercados.”

Pincha aquí para leer el artículo completo publicado originalmente en La República.

Comentarios cerrados