free hit counter

El País: Una oportunidad para impulsar la transformación económica y social de Iberoamérica

Con motivo del gran reencuentro iberoamericano que por fin tiene lugar esta semana en Madrid con la celebración del IV Congreso CEAPI, que con tanta ilusión llevamos casi un año preparando, he tenido ocasión de publicar mi opinión en El País, medio líder español. No podía dejar de compartirla también a través de este espacio.

Principalmente, quiero destacar que Iberoamérica necesita confianza para superar la crisis sanitaria y económica que ha provocado la covid-19. Necesita fe en sus capacidades para crecer por la vía que va a hacerlo el planeta: por el camino de la transformación social de las empresas, impulsando el cambio digital y la sostenibilidad.

La pandemia ha golpeado al mundo, pero en América Latina y el Caribe, donde solo vive el 8% de la población global, se acumulan el 30% de los fallecimientos. La región no puede permitirse otra década perdida. La secretaria general Iberoamericana, Rebeca Grynspan, siempre tan comprometida con la región, recuerda últimamente que el siglo XXI empezó en 2020. Los líderes empresariales tienen mucho que decir y que aportar en la reconstrucción económica y social de la región. Habrá una gran oportunidad de escuchar sus propuestas en el IV Congreso Iberoamericano CEAPI, que se celebrará el 17 y 18 de mayo en Madrid bajo el título Transformación e impacto social: las mejores empresas para el planeta. Nuestro Congreso, que inaugurará el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y que clausurará el rey don Felipe VI, es también muy simbólico porque marca la reapertura de Madrid.

Reunirá a presidentes de compañías líderes y familias empresarias de Iberoamérica que debatirán sobre el papel social de la empresa como partícipe del nuevo Estado de bienestar. Es en este momento cuando los empresarios están llamados a desempeñar un papel esencial como agentes de ese cambio positivo que tanto necesita nuestra región.

Para avanzar y crear necesitamos confianza y creer en Iberoamérica. Necesitamos, más que nunca, confianza en las instituciones y en los mercados para que no se detenga la financiación. La manera en que lleguen los fondos para la recuperación del tejido económico marcará el ritmo de salida de la crisis. Uno de los temas que se abordarán en el Congreso es ese gran pacto social que necesita la región, cuyo objetivo es impulsar las alianzas público-privadas. Ante este reto, imprescindible para superar los déficits estructurales de Iberoamérica, se precisa un firme compromiso que promueva este nuevo modelo de relación entre empresas, instituciones y agentes de la sociedad civil.

Es el momento de hacer bien las cosas, de forjar los cimientos de una recuperación que acelere la transición hacia una economía del bienestar y fomente modelos de desarrollo  sostenibles, basados en el compromiso social y medioambiental. En este empeño, hay que aprovechar la aceleración de la transformación digital que ha provocado la pandemia. El impulso de la revolución tecnológica y la innovación contribuirán a luchar contra la baja productividad y la alta tasa de informalidad en amplias capas de la economía de la región. Somos muchos los que creemos en el potencial de Iberoamérica. En América Latina y el Caribe se concentra el 50% de la diversidad del planeta y el 33% del agua dulce del mundo. Esto es esencial para el desarrollo de la agricultura sostenible y para el impulso de economías más verdes, que demandan una transición energética limpia y renovable. El progreso en Iberoamérica no puede perder de vista los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030, y no solo porque es vital y justo para el planeta, sino también porque cada vez será cada vez más difícil encontrar financiación para las empresas que no estén alineadas con los ODS.

Es la hora de sumarse a una gran transformación global y avanzar en la consecución de un sistema más justo, sostenible y resiliente. Este objetivo no se podrá implementar sin el compromiso de los empresarios como actores sociales, cuyas acciones tienen un impacto positivo en la sociedad. Además, hay que contar con la fuerza de las mujeres y el caudal de energía de la juventud, muy comprometida con una sociedad más justa e inclusiva. Para avanzar de forma conjunta, el clima de polarización no es el más favorable. Cierto sosiego para tener amplitud de miras, y no perder de vista que la ética y la transparencia en los ámbitos público y privado son también la base del progreso, nos ayudarán a la recuperación conjunta. Esto es lo que buscamos en el IV Congreso Iberoamericano CEAPI: avanzar unidos para lograr esa transformación e impacto social, y convertirnos en las mejores empresas para el planeta.

Puedes leer el artículo original aquí

Comentarios cerrados