free hit counter

La República: «La empresa familiar, ante una nueva era»

Esta semana, La República, uno de los diarios económicos y financieros más importantes de Colombia, ha publicado mi última tribuna titulada La empresa familiar, ante una nueva era. Y es que, se dice que la pandemia está provocando procesos disruptivos en todos los ámbitos. Y las empresas familiares no son una excepción. Todo lo contrario. En ellas confluyen tanto los cambios sociales como los económicos, generando un nuevo entorno ante el deben adoptar nuevas estrategias.

«Simultáneamente, las familias empresarias también se están transformando  internamente: nuevas inquietudes, actitudes y expectativas marcan el futuro.

Logo_la_republicaAmbas circunstancias sitúan a las empresas familiares ante una nueva era. En un reciente artículo, Sara Hamilton, fundadora y CEO de Family Office Exchange resumía en cinco claves los retos que deben abordar las empresas familiares para desenvolverse en el mundo post-covid, que comparto plenamente y paso a resumir.

1. Cambios sociales y demográficos: ya no existe un solo modelo de familia. Ahora es un concepto más abierto, diverso y plural. Además, las generaciones mayores viven más tiempo y se mantienen más involucradas, retrasando las transiciones de liderazgo.

2. Desafíos para la gobernanza. La creciente complejidad e incertidumbre en el mundo requiere prestar más atención a la gobernanza, justo en un momento en la esperanza de vida aumenta y la familia crece. La implicación, compromiso comunicación, confianza y cohesión entre generaciones es clave para adoptar decisiones adecuadas.

3. Revisiones de los valores y la visión de la empresa. Compartir una misma visión empresarial facilita que la familia permanezca unida y fortalece el compromiso de todos sus miembros. Conseguirlo exige tiempo para reflexionar conjuntamente, construir un proyecto común de futuro y materializarlo a través de un esfuerzo colectivo.

4. Cambios en los principios y valores. La generación emergente tiene sus propios valores y quiere que las prioridades de la familia se adapten a esas causas relevantes para los jóvenes, como el medio ambiente, la igualdad de género o la lucha contra la pobreza. Además, la experiencia demuestra que un impacto social positivo puede mejorar los resultados y la posición en el mercado. Como decía recientemente, si antes lo más importante era hacer bien los negocios, ahora el objetivo es hacer el bien haciendo negocio

5. Revisión del propósito e impacto de empresa familiar. Las familias cada vez prestan más atención al impacto de sus empresas en la transformación social, e, incluso algunas asumen que ellas mismas deben ser una fuerza de cambio. Además, los miembros más jóvenes presionan para revisar el propósito de la empresa familiar.

Son cinco puntos que dibujan un escenario complicado. Porque si la gestión del cambio siempre es compleja, en las empresas familiares aún lo es más. Sin embargo, en esta ocasión, evolucionar no es una opción: es una obligación, ya que está en juego su supervivencia. Pero seamos positivos. La respuesta a este desafío, en la mayoría de los casos, está dentro de las propias familias. En las nuevas generaciones, en su talento, creatividad y conocimiento de las tecnologías digitales. Ellas son las que mejor comprenden el mundo de hoy, y sobre todo, el de mañana.

En todo caso, es inaplazable adecuar la tomar de decisiones y la gestión del patrimonio a las nuevas demandas sociales y, al mismo tiempo, ganar competitividad. Ese será, precisamente, tema de debate del IV Congreso del Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica (Ceapi) para líderes de compañías y familias empresarias, que se celebrará el 17 y 18 de mayo, bajo el inspirador lema ‘Transformación e Impacto Social​: las mejores empresas para el planeta’».

Para acceder a la lectura del artículo completo, puedes hacerlo aquí. 

 

Comentarios cerrados