free hit counter

La República: «Covid y relevo generacional empresarial»

Esta semana, La República, uno de los diarios económicos y financieros más importantes de Colombia, ha publicado mi nueva tribuna titulada Covid y relevo generacional empresarial.

Sobran razones para creer que el siglo XXI ha empezado de verdad con la crisis de la covid-19. ¿Qué se espera de un cambio de siglo? Que sea un punto de inflexión. Y parece que esta crisis provocará la aceleración de unos procesos y el cambio de otros. Para hacer frente a estos retos, la Generación Z está siendo clave. En comunicación, sin duda, todos nos hemos vuelto unos “Z”, es decir, la generación que nació con internet, los menores de 25 años hoy. También van a ser clave en la creación de nuevos modelos de negocio y en los cambios en empresas, incluidas las familiares.

«Tomemos nota de su importancia. La Generación Z, a la que ya dediqué un libro, es un mercado creciente. Según Naciones Unidas, en Europa los menores de 24 años suman 196 millones y representan 28% de la población total. En Latinoamérica y Caribe esos indicadores aumentan a 263 millones y 41,7% de la población. Además, los ‘zoomers’, como se conoce a sus miembros, lideran cada día más ámbitos como las redes sociales, las nuevas tecnologías, el cine o la música. Están definiendo el futuro.

En este contexto, compruebo que uno de los efectos de esta crisis es que muchas empresas familiares están acelerando el relevo generacional o, por lo menos, la convivencia generacional. Los líderes de las empresas familiares están invitando a las nuevas generaciones a incorporarse y afrontar el gran reto de la transformación digital. Cuando no es así, la tendencia, si cabe mayor, es invitarles a que dediquen una parte del patrimonio familiar a invertir en startups. ¿Por qué? Pues tanto para diversificar riesgos, en el caso de que el negocio tradicional no sea capaz de evolucionar con la suficiente rapidez, como para aprender a través de nuevos negocios una cultura empresarial y unos modelos de gestión que más adelante puedan incorporarse a la empresa de referencia y hacerla más ágil, fluida y, sobre todo, más innovadora.

Si antes, en las empresas familiares se formaban a las nuevas generaciones de líderes en la propia empresa; y después la tendencia fue que trabajaran y aprendieran en otras grandes compañías, mi vaticinio es que, hoy, los nuevos líderes de las empresas familiares saldrán del nieto díscolo que prefiere trabajar en una pequeña empresa o una startup para poder romper esquemas y crear nuevos universos.

En una de mis visitas a Colombia para presentar el libro ‘La esencia de la empresa familiar, comunicación y valores’, junto a uno de sus protagonistas, Jaime Gilinski, este animó a las empresas a fomentar el espíritu emprendedor y a invertir en startups. Su frase más repetida fue “si queremos hacer algo por nuestro país tenemos que apostar por las ‘start ups’. El empleo lo crearán nuevas empresas como Rappi, y no las empresas tradicionales”. En el mundo post-covid esa frase será más verdad que nunca.

En ATREVIA, como consultora especializada en el posicionamiento estratégico de las compañías, tenemos muy claro que es el momento de que las empresas cuenten con esa Generación Z. Sus miembros aportarán, entre otras cosas, conocimiento sobre las inquietudes y aspiraciones que mueven a esta generación, facilitando adecuar nuestra oferta de productos y servicios a las necesidades de la sociedad de las próximas décadas.

En definitiva, integrar a la Generación Z permite a las empresas adelantarse al futuro. Hasta el punto de que ninguna compañía podrá salir de la crisis sin contar con los Z. Es el momento de apostar y apoyar a los más jóvenes. Ganan ellos, ganamos nosotros, ganamos todos».

Si quieres leer el artículo completo, puedes hacerlo aquí.  

Comentarios cerrados