free hit counter

La República: «Las marcas frente al coronavirus»

En mi nuevo artículo para La República he tenido ocasión de volver a reflexionar sobre esta compleja situación que atravesamos debido a la propagación de la COVID-19. Esta difícil circunstancia y sus consecuencias -algunas las prevemos; otras, de hecho, estamos sintiéndolas ya- fuerzan un profundo ejercicio de redefinición que tanto a nivel personal como desde la óptica empresarial no podemos dejar pasar.

Aquellas marcas que antepongan lo colectivo a lo individual, hoy más que nunca, estarán trabajando para construir su reputación presente y futura.

En España, donde ya llevamos dos semanas en estado de alarma, hemos visto a empresas como Inditex confeccionar y ceder material sanitario o a la cadena Room Mates ofrecer hoteles para el descanso de sanitarios y evitar que contagien a sus familiares. Hoy están creando un vínculo que permanecerá en la memoria de todos. Como adelanta nuestro director de director de Reputación y RSE en ATREVIA, Manuel Sevillano, “cuando esto pase, la ventaja competitiva nos la dará el reconocimiento que se haga, o no, de nuestra responsabilidad y compromiso”.

Volvamos los ojos a China. Allí ya está ocurriendo. Nuestra agencia ‘partner’ nos cuenta cómo se está instalando una “nueva normalidad”. El país empieza a vivir el día después. Con un consumidor que ya no es el mismo. Hay ya ganadores y perdedores. Las marcas que se han posicionado como los aliados de la recuperación del país están ganándose el corazón de los ciudadanos. Las consideradas oportunistas, o las que no hacen nada, corren el riesgo de romper para siempre su empatía.

La comunicación, incluida la publicitaria, ha cambiado en China. El día después no será el momento de grandes campañas de promoción como las de antes. Sí de campañas de propósito y de empatía, vinculadas con el proyecto de reconstrucción, pero también con las necesidades de la gente, incluidas las psicológicas. Tomemos nota.

La sociedad espera de sus empresas que tomen la iniciativa y ejerzan una responsabilidad social con resultados tangibles. Quienes lo hagan y, además lo comuniquen con eficacia, se están ganando un sitio en un mundo que, pasada la crisis, será diferente. Lo dicho, no hay tiempo que perder.

Si quieres leer el artículo completo, puedes hacerlo aquí.

MÁS COLUMNAS DE ESTE AUTOR

Comentarios cerrados