free hit counter

La República: Transformación digital y reputación, claves

De un tiempo a esta parte he podido constatar cómo una de las grandes inquietudes que sobrevuelan los foros de consejeros a los que acudo es saber detectar los aspectos importantes y trascendentes que impulsen una gestión más eficaz y una mejor gobernanza.

Tal y como explico en La República“Hay nuevos vectores en juego y es normal que las compañías se pregunten si no existirá un riesgo que no estén detectando en este mundo cada vez más global y con mayor aceleración en los cambios”. En este sentido, existen dos elementos clave para la supervivencia y adaptación al nuevo entorno empresarial que se perfila en la actualidad: la transformación digital y la reputación. ¿Estamos preparados para asumir este reto?


logoLa República

He observado que, en los foros de consejeros a los que acudo, una de las grandes (y recurrentes) inquietudes en los últimos tiempos atañe a aspectos que puedan estar pasando inadvertidos, aun siendo de capital importancia para la compañía. Esta inquietud, formulada en pregunta sería “¿qué aspectos hay que sean importantes y trascendentes, y a los que quizá no estemos prestando suficiente atención en los Consejos, para impulsar una gestión más eficaz y una mejor gobernanza?”

Vivimos en una era en la que para proteger el valor de la compañía y los intereses de los accionistas ya no basta con que las cuentas estén bien, ni con que nombramientos y retribuciones sean adecuados. Hay nuevos vectores en juego y es normal que las compañías se pregunten si no existirá un riesgo que no estén detectando en este mundo cada vez más global y con mayor aceleración en los cambios. Y, si hay temas que hoy inquietan son la transformación digital y la reputación. Y son dos ámbitos clave para la supervivencia.

Me refiero a transformación digital como algo mucho más amplio que las estrategias en redes sociales: a algo que atañe a cómo organizamos los procesos de innovación en la compañía, a cómo establecemos organigramas, a cómo actuamos cuando la jerarquía tradicional no es ágil para innovar lo suficientemente rápido porque no interioriza el cambio tecnológico al ritmo que exigen los tiempos… a cómo fijamos un diálogo amplio con todos los públicos. Y algo similar sucede con la reputación, ese bien por el que los Consejos deben velar y que hoy va mucho más allá del concepto tradicional.

El impacto digital ha cambiado las normas de actuación/gestión. Y las nuevas percepciones y exigencias sociales han modificado lo que es reputación y buen gobierno. Hoy una empresa no puede estar solo en su sector, ha de estar en la sociedad global, atender a todos sus stakeholders. En el entorno digital y en el reputacional. 

Los temas de gobernanza pesan ya 16% en los indicadores de sostenibilidad y las crisis más recientes son de buen gobierno. El índice de governance es ya el segundo más importante tras el de productos y servicios. A nivel reputacional, resulta vital e insoslayable cumplir con las expectativas de todos los públicos de interés. Y ello implica la necesidad de sistematizar la escucha. Y cumplir. La empresa que no escucha, interactúa y responde está perdida. Hay que hacer y comunicar, binomio hoy fundamental para la efectividad. Y aquí surge la inquietud de cómo medir el impacto de la reputación en la cuenta de resultados y más allá de la gestión de riesgos y crisis.

Transformación digital y reputación son claves a tener en cuenta. Sin embargo, y pese su creciente trascendencia para las empresas y al aumento del interés por estas cuestiones en ejecutivos y consejeros, estamos aún en mantillas. Roberto Hall, de Amrop Colombia, me envía el estudio Digitization on Boards Report 2016- Are Boards ready for digital disruption?, donde se muestra que aunque  36% de los directivos de empresas tecnológicas disponen de enorme competencia digital, ese porcentaje apenas llega a 5% en las no tecnológicas. También que en sectores donde es crítica la competencia digital (gran consumo, finanzas) existe escasa proporción de perfiles digitales en staff y Consejo. La competencia financiera es aún preponderante de forma abrumadora sobre la digital y pocas firmas tienen comité tecnológico. Eso en un mundo en el que la transformación digital es catalizadora de la innovación

Creo que cambio digital y reputación son capítulos que dirección y Consejos deben abordar con la mayor celeridad. Son esos aspectos importantes “a los que quizá no estemos prestando bastante atención en los Consejos”. Dos pilares para la adaptación de la empresa a la innovación y su adecuación a las exigencias de unos públicos que ya no se conforman con buenos productos y servicios, que piden buenas prácticas, sostenibilidad, diálogo. El futuro y el éxito pasan por tener en cuenta ambos factores.

No hay comentarios.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *