free hit counter

Fernando Carrillo, un gran embajador y mejor amigo

Es inevitable que las despedidas en buena parte sean tristes, pero cuando son por emprender un nuevo proyecto o por comenzar una nueva vida, tenemos que alegrarnos.

Esta semana despedíamos a Fernando Carrillo, que ha sido embajador de Colombia en España durante los dos últimos años y un buen amigo.

Desde el CEAL Ibérico organizamos una cena en su honor en el NH Collection Casino de Madrid, que estuvo presidida por el ministro de justicia, Rafael Catalá y a la que asistieron importantes personalidades del mundo empresarial y político de España y de muchos países de Latinoamérica, que querían demostrarle su cariño.

Ya lo dije allí, pero me reitero, uno de los mayores logros del embajador ha sido el de acercar a su país a la paz. Además, también hay que reconocerle que se haya conseguido la eliminación del visado, el nacimiento de la fundación de España y Colombia y entre lo más reciente, el encuentro empresarial celebrado hace unos días en Colombia, que ha servido para estrechar lazos entre ambos países.

Había motivos más que suficientes para celebrar este encuentro. Recordando palabras del ministro Catalá, la vida profesional de Carrillo ha sido un ejemplo de una vida de servicio, de compromiso a su país y a la comunidad iberoamericana.

Por todo ello, aprovecho para desde aquí desearle lo mejor en su regreso y al mismo tiempo, reconocerle su excelente trabajo en la unión de nuestros dos países y todos los esfuerzos que ha realizado por instaurar la paz en Colombia.

No hay comentarios.

Escribe un comentario