free hit counter

La República: Más mujeres para unos consejos mejores

En el campo de la paridad se está avanzando, pero lamentablemente a paso de tortuga. Los datos cada vez son más positivos y representativos, pero aún queda mucho por hacer. Por eso considero que necesitamos un cambio.

Tal y como he explicado en la última tribuna que he escrito para La República, la incorporación de mujeres en los principales órganos de gestión de las organizaciones registró en 2014 un modesto avance. Según datos del III Informe Las Mujeres en los Consejos de Administración de las compañías del Ibex-35, elaborado por ATREVIA y la escuela de negocios IESE, en el último año sólo se incorporaron 2 mujeres a los consejos de las grandes compañías españolas y aún hay 3 de ellas que siguen sin disponer de consejeras en sus sillones. Estamos muy por debajo de la media europea, donde la presencia femenina en órganos directivos representa un 20%. Necesitamos un cambio que nos permita superarnos y mejorar porque las mujeres son fundamentales en los órganos decisorios corporativos. Os dejo el artículo para que podáis entender mejor por qué lo digo.


 

logoLa RepúblicaEn los últimos años, numerosos estudios internacionales han desgranado las ventajas que aporta una mayor presencia de mujeres en los órganos directivos y de control de las empresas; los beneficios de incorporar una mayor paridad y de sumar el punto de vista femenino de gestión en las compañías. Y no es sólo por una cuestión de justicia: la presencia de más mujeres en los órganos de gestión y decisorios aporta beneficios directos en la cuenta de resultados, la efectividad, la rentabilidad y el ambiente socio-laboral de las empresas en las que están presentes con capacidad de decisión.

Sin embargo, en el campo de la paridad se avanza a paso de tortuga. Pese a los notables progresos de los últimos tiempos, en España, por ejemplo, la incorporación de mujeres en los principales órganos de gestión de las compañías apenas registró un modesto avanceen el último año, según datos del III Informe Las Mujeres en los Consejos de Administración de las compañías del Ibex-35. Un informe que elabora ATREVIA en colaboración con la escuela de negocios IESE. Este documento deja patente cierta desaceleración incluso en un país como el mío, que tiene vigente un instrumento de recomendaciones: el Código del Buen Gobierno. De hecho, en 2014, sólo se incorporaron 2 mujeres a los Consejos de las grandes firmas y 3 de ellas continuaron sin disponer de consejeras, pese a los esfuerzos por mejorar buenas prácticas.

He de decir que, desde nuestra experiencia en ATREVIA, a través de nuestras divisiones de servicios de buen gobierno y relaciones con el accionista, y pese a los avances, la presencia de mujeres debe mejorar respecto a Europa, donde la presencia femenina en los órganos de decisión corporativos supone el 20% del total. Y donde la Comisión ha emitido recomendaciones como la imposición de una cuota femenina del 40% en puestos no ejecutivos de consejos de cotizadas de aquí a 2020. Y donde la comisaria Kroes abandera una intensa campaña de igualdad.

En Latinoamérica, la situación dista de ser satisfactoria. Algunos informes indican que casi el 60% de las compañías carecen de mujeres en sus Consejos. Entre las principales cien compañías, las mujeres apenas llegan al 6% de los miembros del Consejo, frente a porcentajes de en torno al 15% en Norteamérica y la UE y del 7% en  Asia. Pese al crecimiento y expansión internacional de las grandes corporaciones latinoamericanas, algunas buenas prácticas de gobernanza, especialmente la que atañe a la igualdad en órganos de dirección y administración, siguen en mantillas. Y no sólo en los Consejos: recientes análisis muestran que las mujeres ocupan sólo el 5% de altos cargos en las firmas de Latinoamérica, cota muy inferior a la de otras zonas del Planeta.

Todo ello a pesar de que informes de organismos públicos y de consultoras privadas como la propia ATREVIA, no se cansan de señalar que las firmas con mujeres en sus consejos y órganos directivos tienen ventajas competitivas. Según un estudio de McKinsey, estas firmas tienen un Ebitda superior en un 47,6% a los de aquellas en las que la cúpula está integrada solo por hombres. Y una mayor rentabilidad.

Estos informes también muestran que Colombia es uno de los países de la re­gión donde la mujer desempeña un rol mayor en la di­rec­ción de las em­pre­sas, por encima de sus vecinos. Pero esta buena posición no debe mover al conformismo, aunque Colombia pueda exhibir una potente representación de mujeres al mando de empresas.

Necesitamos un cambio. Muchos expertos apuntan la paradoja de que mientras que un porcentaje abrumador de las decisiones de compra cotidianas está en manos de las mujeres, su peso en los órganos de decisión sea tan considerablemente pequeño. Sí, necesitamos un cambio y creo que no debe ser fruto solo de la fijación de cuotas, sino de un cambio cultural que integre la diversidad como algo que redunda en el rendimiento, eficiencia y rentabilidad de las firmas. Las mujeres son fundamentales en los órganos decisorios corporativos. Y aún queda mucho por hacer.

No hay comentarios.

Escribe un comentario