free hit counter

Si no quieres ser mediocre tienes que dedicarte a lo que te gusta

Adjunto la primera parte del artículo de opinión que he publicado recientemente en el periódico La República de Colombia. (parte 1)

Hace algunos años, mientras participaba en un curso de liderazgo, me di cuenta de que era la más irregular en las evaluaciones que mi equipo hacía de mí. Me señalaban grandes virtudes pero, al mismo tiempo, ¡grandes defectos! Por ello, decidí hacerme un plan personal para corregir mis carencias e intentar ser buena en todo.

Entre otras cosas, me esforcé en ser más ordenada, seguir rutinas, aplicar procesos y realizar mejores seguimientos. Hasta que un día entendí que de esta manera estaba alejándome de mi punto fuerte: las ganas con las que me involucro en las cosas que me apasionan. Mientras intentaba mejorar mis defectos, estaba olvidando las cosas que realmente se me dan bien: la creatividad, la visión de negocio, la venta. Por ello, decidí inventarme una nueva teoría sobre liderazgo: el liderazgo imperfecto.

¿En qué consiste este modelo? Básicamente en dedicarnos en cuerpo y alma a lo que nos gusta. Sé por experiencia que en aquellas cosas que hacemos con pasión podremos lograr mejores resultados mientras que en las que no nos gustan ni nos interesan, apenas pasaremos de ser mediocres. ¿Y qué tiene que ver esto con el liderazgo? Pues muy sencillo: para que una compañía funcione es vital contar con un equipo capaz de suplir los puntos débiles que cada uno de nosotros tiene como individuo. De esta manera, en aquellas áreas en las que no despuntamos por nosotros mismos, podremos destacar como colectivo.

Imagen: Shutterstock

1 Comentario

Escribe un comentario