free hit counter

No matemos a nuestros líderes

En las empresas tenemos un peligro. Matar a los nuevos líderes. ¿Cómo conseguimos grandes directivos? Básicamente dándoles responsabilidades, diciéndoles que confiamos en ellos, dejando que se equivoquen y siendo exigentes con ellos. ¿Cómo los matas? Con la sobreprotección. Cada vez que revisamos, repetidamente lo que ya deberían haber aprendido, cada vez que les acompañamos a un proyecto donde deberían ir solos….

Ser directivo requiere ser muy generoso. Se te juzga por tus resultados. Y el buen líder tiene que reconocer a los mejores de su equipo, dejarlos crecer, y si ya no pueden crecer bajo su halo, dejarles marchar, proponer su nombramiento para nuevos proyectos. Y esto significa que hasta que le encuentres un substituto tu departamento estará cojo, le faltará esa persona brillante y buenísima que tenía derecho a crecer. Además creo que el líder al que no se le da la oportunidad en su momento, puede llegar a perder una parte de su potencial.

Me preocupa, me importa, me obsesiona, ayudar a crecer a las personas de alto potencial. Me duele pensar que se escape de nuestro radar alguna de estas personas.

Por eso hemos puesto en marcha en Inforpress equipos predirectivos, a los que invitamos a desarrollar proyectos en colaboración con la dirección. Por eso intento reunirme al menos una vez al año con todos los integrantes de cada equipo. Por eso pregunto a los becarios y a las nuevas incorporaciones, y a los directivos. Por eso tenemos sistemas de evaluación.

Pero sé que este es uno de los grandes retos. Hay que dejar aflorar el enorme potencial de los mejores. Y no olvidar que todos pueden ser mejores. Todos podemos mejorar. Y disfrutar haciendo crecer las compañías. Necesitamos empresas de gente feliz. Dispuestas a aprender.

No hay comentarios.

Escribe un comentario