free hit counter

Muros con colores o cómo humanizar las cárceles

Hemos colaborado con el proyecto de RSC de Bruguer. En este caso se trata de una iniciativa solidaria que llenó de color los muros del Centro Penitenciario de mujeres Wad Ras en Barcelona, la única cárcel de Cataluña en la que conviven madres e hijos. Actualmente son 15 niños de edades comprendidas entre los 0 y los 3 años los que viven en el centro con sus madres.

Los espacios a pintar fueron el patio de juegos de los más pequeños y los pasillos que dan acceso a los dormitorios y salas de descanso. Así, cerca de 200 internas junto a unos 50 voluntarios de la Compañía, se volcaron en el proyecto y dieron vida con la ayuda del ilustrador Antonio Fernández-Coca, al objetivo humanizar el espacio.

Además de maravillosa, esta iniciativa refuerza la tesis de que las acciones sociales mejores son las más cercanas al mundo de la marca. Ayuda con aquello que sabes hacer bien.

No hay comentarios.

Escribe un comentario